1. ÉXODO

Enfrente de la bruma una barcaza

oculta por la larga noche negra

y cerrada

de firmamento opaco,

bajo un cielo aciago sin estrellas.

Pulidos remos, al fuerte levante

desgastados

para empujar las aguas.

Y el viaje y la barca

                                esperando.

En la orilla opuesta de la tierra,

la negrura del éxodo impaciente,

y como esclavo mudo, forzando el aire,

un rito de tirantez naciente 

y lacerante demora

                                         inmóvil. 

Prestos para partir a lo insólito,

con rizos de humedades saladas,

en los ojos secos, sin lágrimas,

la carne enjuta y curtida

por los soles de veranos hambrunos,

dispuestos a morir, entre la niebla,

por la vida, el pan y la sal.

<